«Las refinerías no son capaces de producir ceras al mismo ritmo que la demanda actual» – Philip Budwick

En estos tiempos postpandemia, los fabricantes tenían la expectativa de que los precios de las ceras estarían en niveles mas cercanos a los del inicio del COVID 19, sin embargo, aun persiste mucha inestabilidad en las cadenas de suministro, motivados a temas de logística, paradas intermitentes de planta en las principales refinerías y ahora, se le suma el conflicto Rusia-Ucrania, por lo cuál los precios siguen estando en máximos históricos.

En este contexto, Philip Budwick, CEO de Globalwax y ponente en la conferencia «El mercado global de ceras» del próximo congreso mundial, nos comparte sus  impresiones sobre este tema.

¿Cuáles son las causas principales de los altos precios de la parafina?

El aumento de los fletes desde Asia hasta Europa y las Américas fue la causa inicial del incremento de los precios de parafina. Las paradas por COVID condujeron a una reducción en la capacidad de carga de los barcos y a una escasez de contenedores y, cuando la demanda creció significativamente en 2020, la red de transporte marítimo no pudo manejar este volumen y los precios subieron.

Ahora el mundo está experimentando menos interrupciones por COVID-19 que en el 2020, sin embargo, aun persisten brotes en China que han paralizado actividades de producción y logística, como los ocurridos en los puertos de Hong Kong y Shanghai el pasado mes de marzo.

De igual forma, la situación del transporte marítimo no ha mejorado en absoluto. Hay una gran demanda por espacios en los barcos, lo cual mantiene muy alto el costo de los fletes, aunque han bajado ligeramente en los últimos meses.

Todo esto ha generado una acumulación de barcos tratando de ingresar a puertos americanos y europeos que está causando retrasos significativos en los tiempos de entrega.

Para completar la situación, la demanda de ceras por parte de los fabricantes de velas se ha mantenido increíblemente fuerte, no solo para cubrir el creciente consumo de sus clientes, sino para reponer el bajo inventario que registran desde el inicio de la pandemia. De hecho, las refinerías no han sido capaces de producir
ceras para cubrir esta demanda y los clientes deben esperar más, lo que origina cierto nerviosismo que genera mayores órdenes de compra.

¿Cómo afecta el conflicto Rusia-Ucrania al mercado de las parafinas?

Siendo Rusia el segundo productor de petróleo del mundo, el primer impacto lo vemos en el aumento de los precios del petróleo ante la incertidumbre del suministro. Incluso, si Rusia no fuese proveedor de alguna de las refinerías productoras de parafina, el embargo sobre el petróleo ruso causa que los compradores busquen otras fuentes de suministro en un mercado con oferta limitada. Esto mantendrá los precios elevados en el corto plazo.

Los países productores tomarán ventaja de esta situación y no se espera que haya un aumento de producción significativa de petróleo como para impulsar una baja en los precios. Esto también tiene incidencia en la gasolina y otros combustibles, por lo cual se espera algún impacto en el precio de los transportes marítimo y terrestre, afectando los costos logísticos y, en consecuencia, en el precio de las parafinas.

¿Qué recomiendas a los fabricantes ante estos escenarios?

En el corto plazo, esperamos que los altos precios y la limitada oferta se mantengan, ya que estamos experimentando una demanda por ceras como no lo habíamos
visto en el pasado. Cualquier leve disminución que se pueda presentar en el costo de los fletes, como lo estamos viendo ahora, será anulado por el aumento de los precios FOB de las ceras. Lo más difícil de predecir es cuándo estas ceras alcanzarán un valor que el mercado ya no pueda tolerar y empiece una caída en la demanda y en los precios.

Por lo pronto, los fabricantes deben poner en balanza el costo de pagar mayores precios por las ceras o cerrar sus plantas por no haber repuesto sus inventarios. En mi opinión, es mas caro lo último y el mercado aun está aceptando incrementos de precios de los productos terminados, porque la demanda de velas sigue siendo fuerte.

La época más crítica será en julio y agosto con el comienzo de la temporada de velas. Y aunque es difícil estimar como estarán los fletes y los precios en ese momento, los fabricantes deberán aumentar sus inventarios, más temprano que tarde, para evitar quedarse sin suministro durante esta etapa.

¿Cómo es la situación para las ceras de origen vegetal?

Cuando la demanda por «commodities» es fuerte y la cadena de suministro no es capaz de satisfacerla, todos los precios aumentan generando una inflación global, así que esto también se está viendo reflejado en los aceites vegetales. Además, el uso principal de estos aceites, tanto soya como palma, es para cocinar y una mayor demanda de alimentos, durante y luego del confinamiento, ha generado un pico de aumento en sus precios.

En consecuencia, no es sorpresa que los precios de las ceras de palma y soya, derivados del costo de los aceites, incluso puedan ser mayores que las ceras parafínicas. Sin embargo, como el suministro general de estas ceras es mejor que el de las parafinas, los fabricantes de velas están viéndola como una alternativa y esto las está haciendo menos disponibles que antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Powered By MemberPress WooCommerce Plus Integration