Las fragancias alcanzan su nota más alta y lo natural está en tendencia

Por: Fabiany Muñiz


 El mundo de las fragancias se encuentra en un repunte histórico nunca visto. Esta categoría mostró un alto crecimiento en su demanda, durante la crisis del COVID-19, a pesar del desabastecimiento en las materias primas utilizadas para sus formulaciones.

Este acelerado crecimiento encuentra su fundamento en un cliente final que está demandando productos con cualidades curativas, holísticas y de bienestar, preferiblemente, de forma natural.

Se espera que el mercado global de air fresheners o cuidado del aire, al que pertenecen los aerosoles aromatizantes, espray de ambientes, velas, difusores, nebulizadores, plug-ins, entre otros, crezca en más de $ 5 Billones durante el periodo 2021-2025, siendo las ventas en línea las que registren el mayor repunte, según lo reporta una investigación de mercado realizada por Technavio Research.

Una fragancia puede tener el poder de aislarnos de problemas, modificar nuestros estados de ánimo y recrear ambientes confortables, factores por los cuales el mercado de las fragancias se encuentra en un momento cumbre, no solo de crecimiento sino también de evolución.

Uno de los factores que más está acelerando a este mercado es la alta demanda de productos con ingredientes de origen natural, libre de sintéticos perjudiciales para la salud, que además sean eco sostenibles, libres de parabenos, ftalatos y sin testeos animales; en general, fragancias que sean percibidas como beneficiosas para la salud, con propiedades antibacterianas, entre otras.

La pandemia ha contribuido al lanzamiento de nuevos productos con beneficios de desinfección y limpieza, pero sobretodo, productos con cualidades aroma terapéuticas, holísticas, de relajación y sanación mental.

El permanecer más tiempo en casa y el teletrabajo ha hecho que el consumidor final sea más selectivo y demande productos de calidad, fabricados con menos sintéticos y más elementos naturales, y que llenen de armonía y relajación los espacios del hogar.

El consumidor también comienza a leer más las etiquetas de los productos para así asegurarse que sean seguros. Es por ello que se debe ofrecer la máxima descripción posible de cómo están hechos, sus ingredientes y el origen de los elementos presentes en su formulación, siendo lo “natural” el motor principal de búsqueda.

El storytelling o la historia contada en cada producto también es otro elemento importante que atrae la atención de los clientes. El nuevo consumidor se siente más cómodo con historias de productos cuyos ingredientes son de origen natural y sostenible, y si el producto le hace sentir bien, tiene una buena relación precio-calidad y cuenta con identidad propia, tendrá éxito asegurado.

Las fragancias funcionales que incorporan elementos naturales anti estrés o que son relacionados con la sanación de las vías respiratorias, como la lavanda y el eucalipto, están a su máxima demanda. En cuanto al perfil olfativo, los que más tendencia arrojan son los aromas a limpio y fresco.

En términos de productos de extensión de marca, vemos lanzamientos de nuevos e innovadores difusores de varitas, espray para ambientes y sábanas e incluso aromatizantes para vehículos.
Sin embargo, existen múltiples retos en la creación de fragancias naturales y la elaboración de aceites esenciales. Lo 100% natural, que tanta demanda tiene últimamente, es genial pero ofrece un marco de dificultades para las casas perfumistas.

La alta demanda de elementos naturales ha encarecido las materias primas para su elaboración, aunado a la escasez actual de materiales y la inconsistencia en sus estándares debido al cambio climático y las variaciones en las cosechas. Esto ha obligado a los perfumistas a inventarse nuevas maneras de lanzar al mercado fragancias naturales o semi naturales, a precios razonables, y que cumplan con las cambiantes regulaciones internacionales.

Según Ketrin Leka, perfumista Senior en FCF, una fragancia sintética se puede crear a partir de una paleta aproximada de 3000 materias primas, mientras una fragancia natural tiene una paleta de ingredientes que se limita a menos de 400 ingredientes. Luego, al ser escaneados bajo los filtros de las regulaciones internacionales, se pueden acortar a casi la mitad, según lo indica Kanan George director de asuntos regulatorios en FCF.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *